El coronavirus en cifras: los números reales