La Voyager 2 se acercó a Urano el 24 de enero de 1986.


El 24 de enero de 1986, la nave espacial Voyager 2 pasó junto a Urano, el séptimo planeta remoto del sistema solar. La nave se acercó a 81.500 km de sus heladas nubes azul verdosas. Por lo tanto, la Voyager 2 se convirtió en la primera, y hasta ahora la única, nave humana en visitar este planeta. Durante su aproximación más cercana, y en las semanas anteriores y posteriores, la Voyager 2 transmitió un tesoro de datos científicos que cambiaron por completo nuestra visión de este mundo enigmático y distante.

La Voyager 2 capturó esta vista del disco verde-azulado claro en su mayoría sin rasgos distintivos de Urano el 14 de enero de 1986, cuando estaba a unos 12,6 millones de kilómetros del planeta. Imagen vía NASA.

Muchos descubrimientos notables surgieron de esta reunión cósmica. Los datos de la Voyager 2 revelaron que un día de Urano tiene solo 17 horas y 14 minutos de duración. Mostró que la atmósfera de Urano es similar a la de los otros gigantes gaseosos, compuesta principalmente de hidrógeno y helio. Debajo de eso yacía hielo de agua, amoníaco y metano.

Urano, el planeta inclinado

Los científicos sabían, a partir de observaciones telescópicas realizadas desde la Tierra antes de que la Voyager 2 se encontrara con Urano, que el eje de rotación del planeta estaba inclinado a 98 grados. En otras palabras, el eje polar del planeta se encuentra casi en el plano de su órbita. Los científicos creen que una colisión con un objeto del tamaño de un planeta al principio de la historia del sistema solar inclinó a Urano de lado. Como resultado, Urano tiene, quizás, los patrones estacionales más interesantes del sistema solar.

Un diagrama del campo magnético de Urano basado en datos de la Voyager 2. Está inclinado 59 grados con respecto al eje de rotación. Los polos magnéticos sur y norte tienen las etiquetas S y N. Imagen vía Ruslik0/ Wikimedia Commons.

La Voyager 2 reveló que Urano tiene un extraño campo magnético. El campo magnético del planeta se inclina 59 grados con respecto al eje de rotación de Urano. Esto crea un campo magnético no uniforme para Urano que puede variar en fuerza hasta 10 veces.

La Voyager 2 descubrió que Urano tiene cinturones de radiación de intensidad similar a los de Saturno. La Tierra también tiene cinturones de radiación, los dos principales conocidos como cinturones de Van Allen.

Las muchas lunas de Urano

La Voyager 2 se encontró no solo con Urano sino con sus muchas lunas. Inicialmente, los científicos descubrieron 10 lunas nuevas en los datos enviados por la Voyager 2, para un total de 15 lunas conocidas en ese momento. En 1999, un análisis adicional de los datos de la Voyager 2 reveló una undécima luna. Hoy sabemos de 27 lunas que orbitan alrededor de Urano.

La Voyager 2 descubrió a Puck, una de las lunas de Urano. La nave espacial tomó esta imagen el 24 de enero de 1986, a una distancia de unOS 500 000 km. Imagen vía NASA.

Entre las lunas recién descubiertas estaba Puck, de solo 160 km de diámetro, con una superficie gris llena de cráteres.

Las características afiladas y diversas de Miranda le valieron el apodo de luna de Frankenstein. Imagen vía NASA/JPL.

La Voyager 2 también tomó imágenes de las lunas de Urano que ya conocíamos, revelando su asombrosa geología.

La última luna de Urano descubierta antes de la llegada de la Voyager 2 fue Miranda. Gerard Kuiper lo encontró en 1948. Gracias a la Voyager 2, vimos a Miranda con mucha más claridad. De hecho, se ganó el apodo de luna de Frankenstein por su extraño aspecto de mosaico.

Anillos y más

Cuando la Voyager 2 se encontró con Urano, los científicos ya habían descubierto los anillos de Urano en la Tierra. La Voyager 2 inspeccionó los anillos de Urano y descubrió dos nuevos, elevando el número total de anillos a 11. Hoy en día, hay 13 anillos conocidos.

Una vista retroiluminada del sistema de anillos de Urano muestra partículas finas distribuidas a través de los anillos. Esta imagen fue tomada a solo 240 000 km de distancia del planeta. Imagen vía NASA/JPL.

Y así, la Voyager 2 aumentó enormemente nuestro conocimiento de Urano, y luego dejó atrás este mundo para una cita final, con Neptuno en agosto de 1989, antes de salir del sistema solar. En diciembre de 2018, la NASA anunció que la Voyager 2 había ingresado al espacio interestelar. Ahora, cuarenta y cuatro años después de su lanzamiento desde Cabo Cañaveral en 1977, la nave espacial está a casi 19,3 mil millones de kilómetros de casa.

Por cierto, fue el famoso astrónomo William Herschel quien descubrió a Urano. Fue el primer planeta descubierto con un telescopio y el primero agregado al grupo de planetas brillantes -Mercurio, Venus, Marte, Júpiter, Saturno- conocido desde la antigüedad.

Urano es el tercer planeta más grande de nuestro sistema solar. Podría contener 63 Tierras. Pero no es un planeta brillante porque está muy lejos, a unos 3.000 millones de kilómetros del sol, o 20 veces la distancia entre la Tierra y el sol.

En pocas palabras: el encuentro más cercano de la Voyager 2 con Urano ocurrió el 24 de enero de 1986. Es la única nave espacial que ha visitado este mundo gélido en el sistema solar exterior. Dejó un rico legado de información que ha cambiado para siempre nuestra visión de ese planeta verde-azul pálido.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s