Experimentan en la Antártida para futuras misiones a lunas congeladas del sistema solar


Los científicos han desplegado una red de sismómetros en la plataforma de hielo Brunt de la Antártida en un experimento que probará la capacidad del instrumento para operar en lunas heladas del sistema solar.

Veinte ‘nodos’ sísmicos de última generación (los sismómetros terrestres más pequeños y ligeros del mundo) se han desplegado en la plataforma de hielo alrededor de la estación de investigación Halley VI del British Antarctic Survey (BAS), junto con un ‘período corto’ (SP ) sensor. Esta es la primera vez que cualquiera de estos instrumentos se utiliza en la Antártida, un entorno que es el análogo más cercano a una luna helada que se encuentra en cualquier parte de la Tierra.

Investigadores colocando nodos sísmicos en la plataforma de hielo Brunt. Crédito: Thomas Barningham, BA

Investigadores colocando nodos sísmicos en la plataforma de hielo Brunt. Crédito: Thomas Barningham, BA

Además de sentar las bases para futuras misiones de ciencia espacial, este emocionante y novedoso experimento también ayudará a comprender la plataforma de hielo flotante sobre la que se encuentra la Estación de Investigación BAS Halley VI. El equipo detrás del estudio ya comenzó a recopilar datos útiles sobre las vibraciones sísmicas registradas en la plataforma de hielo, lo que puede ayudar a iluminar aún más la evolución de las grietas en la plataforma, así como las condiciones del océano debajo. Estos datos contribuirán a comprender la naturaleza cambiante de la plataforma de hielo Brunt, que es fundamental para planificar futuras operaciones antárticas.

Sensores SP similares actualmente están registrando datos en Marte como parte de la misión InSight de la NASA y se enviará un conjunto adicional a la Luna como parte de la Suite sísmica Farside de la NASA en 2024. La esperanza es que algún día se envíen sismómetros como estos. a las lunas heladas de Saturno o Júpiter, donde se utilizarán registros sismológicos para explorar el interior de las lunas y establecer si existen condiciones en las que pudo haber evolucionado la vida primitiva. Este proyecto probará la capacidad de los instrumentos sísmicos para funcionar en un entorno como el que se encuentra en estas lunas heladas por primera vez y, al hacerlo, desempeñará un papel clave en la búsqueda de vida en otras partes del sistema solar.

Thomas Barningham, coordinador científico de la Estación de Investigación Halley VI, dice:

«Halley es una gran plataforma para probar la instrumentación autónoma que se puede implementar en otros entornos hostiles en otras partes de la Tierra o, de hecho, en el sistema solar. A nivel local, los datos pueden resultar un complemento útil para la enorme cantidad de datos que recopilamos de varios instrumentos. que monitorean la plataforma de hielo. Tales datos pueden allanar el camino para campañas sísmicas de plataforma de hielo más intensivas en el futuro».

El Dr. Ben Fernando, codirector del proyecto en la Universidad de Oxford, dice:

«Esta es una oportunidad increíblemente emocionante para probar los sismómetros en uno de los entornos más extremos de la Tierra, y una valiosa oportunidad para explorar cómo podrían funcionar algún día en una de las lunas heladas de Saturno o Júpiter».

Sue Horne, jefa de exploración espacial de la Agencia Espacial del Reino Unido, dice:

«El Reino Unido está desempeñando un papel de liderazgo en la ciencia y exploración espacial, desarrollando tecnologías avanzadas capaces de funcionar en las duras condiciones que se encuentran en mundos distantes. Este proyecto ayudará a prepararse para futuras misiones a las lunas de Saturno y Júpiter, mientras utiliza instrumentos diseñados por primera vez. para que Marte monitoree la formación de grietas en el hielo antártico. Es un excelente ejemplo de cómo la tecnología espacial está brindando beneficios aquí en la Tierra».

Los nodos se implementaron a mediados de enero de 2022 y la puesta en marcha del sensor SP se completó unas dos semanas después. Se espera que el primer despliegue antártico dure de 2 a 3 semanas, antes de un posible despliegue más largo el próximo año. El proyecto es una asociación entre BAS, la Agencia Espacial del Reino Unido, la Universidad de Oxford y STRYDE.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s