Los impuestos son un robo desde cualquier punto de vista que se les analice. La genética de las cargas impositivas violentan la libertad individual pues roba el fruto bendito del esfuerzo humano.