¿Desde cuándo a los políticos les importa que un ciudadano muera? Es una interrogante sin respuesta.