Luego de la crisis económica originada en la pandemia del coronavirus, la región sigue y seguirá cojeando con el mismo pie: nuestra debilidad por el socialismo y por los políticos demagogos y corruptos.