Esta vez la izquierda volvió a las andadas de utilizar la violencia para buscar deslegitimar la democracia en la región.

Anuncios