La división del trabajo y los intercambios de mercancías son los únicos mecanismos que la humanidad conoce y ha perfeccionado para poder establecer el nivel de bienestar que contábamos antes de la peste china.