La importancia capital del estudio de la historia radica en que la mayor parte de las ideas que en la actualidad se le ocurren a las personas, a las sociedades y a los llamados “estadistas”, ya se le ocurrieron a hombres del pasado y ya fueron puestas en práctica.