De esta forma un puñado de españoles apalearon a los delincuentes ingleses en la provincia de Costa Rica en 1666