Nunca el derrocamiento de un dictador será un golpe de Estado. Al contrario, siempre siempre es un triunfo de la libertad, y más aún cuando el dictadorzuelo se victimiza por su color de piel o grupo étnico como lo hizo Evo Morales Aymá.