Los grandes hombres siempre han de tener enemigos, por la misma razón que despiertan la envidia de los que son inferiores.
No poseer enemigos es prueba clara de no estar haciendo nada envidiable.

Homer Dávila