Simple y llanamente es una guerra de la especie humana por la supervivencia. Moralmente estamos obligados a la cooperación mutua para poder derrotar a un virus.