El fracaso de una generación se mide por los resultados no por las intenciones. De la misma forma se juzga a las personas no por las intenciones sino por los resultados de sus intenciones. Los padres de dicha generación han fracasado en su mayoría. Todo quedará en manos de aquellos pocos que no han sido malogrados. Así será una vez más…